Precupaciones respecto a Google Chrome os

La importancia que se le está dando al futuro sistema operativo de Google es tal que su fracaso sería un duro golpe para los de Mountain View. Es cierto que promete, pero a continuación mostramos algunas dudas con relación a este proyecto.

1. ¿Otro sistema operativo?

¿Necesita el mundo de la informática otro sistema operativo? Google propone Chrome OS como una alternativa ligera y diseñada para servir aplicaciones Web, pero muchos usuarios todavía no entienden lo que esto significa. En caso de que Chrome Os no aporte una velocidad mucho mayor o una gran ganancia a nivel de eficiencia (desde la instalación hasta la ejecución), ¿qué sentido tendría este proyecto?

2. Código abierto no significa éxito seguro

Efectivamente, Chrome OS está basado en código abierto y es una gran noticia. Pero, ¿necesita el mundo de la informática otra distribución Linux estilizada?

Aún no tenemos razones por las que creer que Chrome OS será diferente de otras ‘distros’ como Ubuntu, Red Hat o Moblin. Además, la experiencia indica que muchos usuarios, sobre todo los que no tienen porqué conocer en profundidad estos sistemas, han decidido desinstalar Linux en sus portátiles para reencontrarse de nuevo con Windows. En ocasiones, más diversidad es sinónimo de más confusión.

3. ¿Qué pasa con Android?

¿Nos hemos perdido algo?, ¿no estaban puestos los ojos de Google en el mercado de Netbooks con Android? Es cierto que este sistema está enfocado en gran medida al segmento de dispositivos móviles con conexión a Internet, pero la compañía (y otros fabricantes) tenía en mente una futura versión modificada para portátiles. Algunos analistas aseguran que Chrome OS terminará diluyendo la marca Android, pero antes se creará una importante confusión en el mercado Linux.

4. Gran ruido mediático

Los medios de comunicación, entre los que nos incluimos, hemos denominado a Chrome OS como el siguiente gran paso de Google. Si no consigue aportar todo lo que se espera de él, si no consigue mejorar notablemente la experiencia de usuario, se podrá considerar un rotundo fracaso. Aunque no lo parezca, Google está arriesgando muchísimo con esta plataforma.

5. Google no es un vendedor de plataformas

Google construye aplicaciones web, pero no plataformas. Una aplicación Web puede fallar, pero una plataforma no. Y, sino, que se lo digan a Microsoft y sus pantallazos azules (Blue Screen of Death). Si algo parecido le ocurriera a Chrome Os, los usuarios volverían rápidamente a Windows, Mac o cualquier otra distribución Linux más robusta.

La importancia que se le está dando al futuro sistema operativo de Google es tal que su fracaso sería un duro golpe para los de Mountain View. Es cierto que promete, pero a continuación mostramos algunas dudas con relación a este proyecto.

6. El tiempo no juega a favor de Google

La compañía no espera que Chrome Os esté disponible antes de finales de 2010, pero muchos analistas coinciden en afirmar que probablemente no esté listo hasta 2011, ya que en el proceso también entran en juego otros segmentos como el de hardware o el desarrollo de controladores. Esto le deja bastante tiempo a Windows 7, o cualquier otra plataforma Mac y Linux para asentarse en el mercado de portátiles. De hecho, cuando Chrome OS salga al mercado podría quedar desfasado desde el primer momento teniendo en cuenta el gran desarrollo a nivel de hardware que está sufriendo este segmento de ordenadores.

7. Empeoran las relaciones con Apple

Google y Apple han ido de la mano desde hace tiempo para combatir a Microsoft. Mientras que la primera lo hacía a través del mercado de búsquedas y aplicaciones Web, la segunda se encargaba de hacer lo propio en la electrónica de consumo móvil con productos como el iPhone y el iPod.
El anuncio de Chrome OS ha supuesto un punto de inflexión en sus relaciones, e incluso la figura de Eric Schmidt, CEO de Google y perteneciente también al equipo ejecutivo de Apple se está desvaneciendo.
De esta forma, Google y Apple podrían convertirse en competidores, reduciéndose así la fuerza con la que luchaban frente a Microsoft.

8. ¿Nubarrones para un sistema operativo basado en la nube?

Windows, Mac OS X y las distribuciones Linux se ejecutan de forma independiente a Internet. Mientras tanto, Chrome OS estará basado en la Web, por lo que necesitará de Internet para desplegar toda su funcionalidad. ¿Qué ocurrirá con aquellos usuarios que por unos motivos y otros no puedan conectarse?

Está claro que Google lo sabe, e implementará por ejemplo Google Gears para habilitar la funcionalidad offline, pero este modo de trabajo tiene muchas limitaciones para los usuarios.

9. ¿Forma parte Chrome OS de una simple estratagema?

Diversos expertos de la industria e incluso bloggers creen que Chrome OS se ha creado por la misma razón por la que Google lanzó Google Apps: Para distraer. Algunos creen, efectivamente, que los movimientos de Google son simplemente para distraer a Microsoft a través de algunos productos que compiten con los del Gigante del Software. Y mientras tanto, Google sigue manteniendo completa hegemonía en el mercado que realmente le da dinero, el de las búsquedas en Internet.

10. El fracaso no es una opción para Google

Son muchos los que se cuestionan la necesidad de tener en el mercado a Chrome OS, de la misma forma que lo han hecho con Android.
Pero el mismo CEO de Google, Eric Schmidt ha proclamado que las reglas han cambiado, que Chrome Os será el anti-sistema operativo. Gracias a la posición de liderazgo de la que disfruta Google en el mercado de búsquedas, la compañía actúa como si no le preocupara demasiado el no hacer dinero con su software gratuito.

Pero también es cierto que el dinero en este caso no lo es todo. Un fracaso en este importante proyecto para derrocar a Windows podría suponer la pérdida del respeto que ha ido cosechando la firma en los relativamente pocos años que lleva en el mercado y, por ende, el comienzo de su declive. Es por ello por lo que el fracaso no es una opción para Chrome OS.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *